Camisas: 3.500 años de una historia que no pasa de moda

De Kalasiris a camisa

La revista The Rake ubica su origen en el año 3.000 a.C en el antiguo Egipto, en una prenda de lino que fue encontrada en 1913 en una tumba de la Primera Dinastía en Tarkan; pero también aclara que no existe un punto de partida universalmente aceptado.

Otros ubican sus inicios en el año 1.500 a.C, cuando los egipcios, crean el Kalasiris: un rectángulo de lino delgado con una abertura para la cabeza. Más adelante, los romanos le incorporaron mangas y se le conoció como túnica manicata.

Sin embargo, el gran salto de la camisa como pieza clave de la ropa masculina, se da en el siglo XVII en Europa.

De Egipto a Europa

Las camisas aparecieron por primera vez en Europa  en el siglo XVII, como una especie de ropa interior diseñada para proteger a los chalecos del sudor y la suciedad.

A comienzos del siglo XVIII cobran mayor importancia, gracias al esfuerzo extra de dandis como Beau Brummell, que daba como resultado un lino limpio y peinado; un detalle que las convirtió en esenciales de la ropa masculina.

Para el siglo XIX, las camisas eran un reflejo de poder económico, ya que solo aquellos considerados caballeros tenían los medios para comprar, cambiar y lavar con regularidad una prenda de color blanco.

La camisa que conocemos

Las primeras camisas se ponían por encima de la cabeza, hasta que en 1871 el fabricante Brown, Davis & Co. registró el primer estilo de abrigo que se abría por delante.

La camisa como la conocemos, con una fila de botones, se usó por primera vez en Inglaterra a finales del siglo XIX y luego se introdujo en España a inicios del siglo XX.

Pronto se convirtió en símbolo de estatus; porque si bien las prendas de colores, rayas y estampados iban en aumento, la burguesía y clases altas mantuvieron el uso de tonos claros para distinguirse de personas con menores recursos.

Así comienza el boom de las camisas, un uso masivo que la hizo parte fundamental de la ropa masculina a nivel mundial.

Tiempo de reinventar

Con más de 3.500 años en el planeta, esta prenda siguió innovando con nuevas telas, cuellos y bolsillos. Incluso, se creó una versión casual con manga corta en los años 50s en los Estados Unidos; la favorita de muchos hasta hoy.

Pero a pesar de su larga línea de tiempo, para MBO la historia de la camisa recién comienza. Y es que tenemos fe de que esta pieza seguirá evolucionando, porque la gente continuará innovando y nosotros innovaremos al ritmo de ellos. 

Somos maestros camiseros de profesión y estamos dispuestos a reinventar esta prenda en cada colección, para ofrecerte siempre una pieza que vaya con el de hoy y mañana.

¿Te interesa?

Encuéntralo en nuestra tienda